Isern i Delclós, Montserrat



Nacida el 14 de diciembre de 1928.

"Toda mi vida he estado envuelta por la música, por la escultura y por la pintura catalana". Con estas palabras Montserrat Isern Delclós homenajea a su padre y se declara continuadora de su ejemplo y de su obra cívica y cultural.

Su padre era Eusebi Isern Dalmau, escritor, político y abogado que vivió todos los sueños y las convulsiones del siglo XX. Nació en 1896. De muy joven, cuando Europa sangraba en plena Gran Guerra, con otros amigos universitarios, jóvenes y entusiastas como él, colaboró en diversas publicaciones y en 1916 fundó la revista "Ofrena", que durante un tiempo llevó el significativo subtítulo "Òrgan de la nostra parla". Su objetivo declarado era "fomentar el cultivo y procurar la total dignificación del catalán". Josep Pla -que cuando se refería a él decía "mi amigo, el señor Eusebi Isern Dalmau"- calificó la empresa de "romántica, en el sentido antieconómico de la palabra, casi diría una empresa heroica".

Su implicación en la política y, sobre todo, en la cultura catalana fue entusiasta. El año 1934 fundó la Biblioteca Catalana de Autores Independientes. En la primera nota preliminar escribía: "no es una empresa editora, es una acción cultural que tiende a estimular la más alta y noble ambición civil de Cataluña". El objetivo era ofrecer a todos los escritores catalanes de cualquier ámbito o ideal la posibilidad de publicar libremente sus conferencias y sus obras. En la colección encontramos nombres propios tan dignos como los de Tomàs Roig Llop, Salvi Valentí, Ernest Albert Galter, Domènech Guansé, Joan Estelrich -que publicó "Fènix o l’esperit de la Renaixença"- o Josep Pla, con dos obras: "Madrid, l’adveniment de la República" y su precioso "Viatge a Catalunya".

La Biblioteca Catalana de Autores Independientes fue una más de las innumerables víctimas de la feroz guerra civil que padeció nuestro país y de una larga postguerra donde no tenían cabida ni la lengua ni la cultura catalanas. Perseguida por el nuevo Régimen, tuvo que cerrar las puertas.
El mismo Eusebi Isern publicó un libro muy útil, entonces y ahora: "Política fiscal de la República", i más tarde una obra de relatos que tuvo un éxito considerable: "Solada de contes", que mereció la traducción al francés "L’ombra des oliviers".
Pero las obras permanecieron. Reposaron muchos años en el desván de la calle Ausiás March de Barcelona. Ahora están a disposición de todos los que tengan interés en la completa biblioteca de Montserrat Isern Delclós.

El compromiso cívico y moral de Eusebi Isern Dalmau lo llevó a participar en la repatriación de muchos ciudadanos franceses que estaban en peligro en nuestro país. También defendió y consiguió salvar del derrumbe los edificios del Instituto Francés y del Consulado, donde trabajaba como abogado.

En reconocimiento de estas hazañas llenas de valor, coraje y generosidad -principalmente por el momento tan difícil y complicado en que se produjeron- Eusebi Isern Dalmau recibió la condecoración de la orden de "Chevalier de la Legion d’Honneur", establecida por Napoleón I -la distinción más conocida e importante que la República Francesa otorga a ciudadanos que han destacado por méritos extraordinarios en el ámbito civil o militar.

También fue distinguido con la Cruz de bronce de la Crez Roja francesa.

Ahora bien, la pasión fundamental de este hombre de su siglo, que supo estar a la altura de unas circunstancias extremas, de esta persona sensible de quien Josep Pla, en "Retrats de passaport", escribía que "con la sensibilidad literaria podría haber escrito tantos libros como hubiese deseado; con la misma sensibilidad proyectada sobre la corrección humana, ha podido exerjer con una lucidez extraordinaria, literalmente relevante, la carrera de abogado"; de este ampurdanés de nacimiento y de corazón, que se sentía honrado de presidir el Ateneo Ampurdanés de Barcelona, fue el arte moderno. Josep Pla continua: "Mi intención, en estos instantes, es dar cuenta, perque lo exige el civismo, de la aparición del catálogo de la col·lecció de pintura moderna realizada, con su excelente espíritu de coleccionista, por el Sr. Isern Dalmau, después de muchos años de investigaciones. Forma un volumen perfecto, que debemos a Sebastià Guasch, titulado 'Col·lecció Isern Dalmau'".

Empieza la colección el año 1927. La forman esculturas, cerámicas y pinturas de artistas catalanes de prestigio reconocido. Con esta iniciativa reafirma su estima por el país y su voluntad de transmitir a las generaciones futuras sus valores. Hasta su muerte, el año 1981, cultiva un interés sin límites por artistas y obras y hace lo posible para darles todo el apoyo que se merecen.

Su hija Montserrat Isern Delclós lo confirma: "Para él todos los sacrificios eran pocos para conseguir la obra que deseaba. El cuadro que, por el motivo que fuera, no podía obtener, le obsesionaba de tal manera que nosotros casi pasábamos la misma desazón".

La saga marca mucho y el norte de Montserrat Isern Delclós ha sido continuar la labor de su padre, empezando por querer de veras a todas y cada una de las obras que ha preservado con devoción -entre las que le gusta destacar todos los fascículos de la Rosa Vera.

"Mi gran placer -escribe- ha sido conseguir lo que mi padre había deseado: repartir su obra entre el piso de la calle Ausiás March donde yo había nacido y la casa Castillo de Porqueras, situada en los alrededores de las tranquilas aguas del Lago de Bañolas, -restaurada por el reconocido arquitecto y amigo, el Excmo. Sr. Jordi Bonet Armengol".

Y sigue:

"Para mi siempre ha sido una satisfacción prestar los cuadros que me han pedido, tanto a museos como a otros centros socioculturales de Cataluña, como por ejemplo 'La Pedrera', 'Cosmo Caixa' o 'Caixa Terrassa'. La lista completa sería muy extensa. También algunos 'Manolos' han sido cedidos, junto con una obra del reconocido pintor Joaquim Sunyer, titulada 'La Llotja', a museos de las ciudades francesas de Agen, Nancy y Chartres”.

Montserrat Isern Delclós también apoya -con todo y para todo- iniciativas musicales fecundas. Desde hace 3 años, colabora económicamente con el Concurso Internacional de música María Canals. Este premio de carácter internacional, que goza de un amplio soporte por parte de la sociedad civil catalana, consiste en galardonar la mejor obra musical para piano. El jurado está formado por miembros de gran prestigio y relieve en el mundo de la música tanto a nivel nacional como internacional.

Entusiasmada por el patrimonio y la cultura de nuestro país, forma parte de la Fundación Castillos Culturales de Cataluña, asociación que vela por la rehabilitación de los castillos del Principado, de cara a la captación de un turismo activo, que se interesa por la cultura.

Actualmente, superada la primera década del siglo XXI, Montserrat Isern Delclós, pued sentir la felicidad de saberse plenamente continuadora de la obra de su padre, que es la mejor manera de guardar su memoria y de mantener viva la voluntad de transmitir a las nuevas generaciones los valores culturales de nuestros antepasados.

Elegida académica de número protectora de la sección de arquitectura de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi el 13 de abril de 2011, aprobando así la propuesta en su día presentada por los académicos de número Jordi Bonet Armengol, Leopoldo Gil Nebot, Josep Muntañola Thornberg, Joan Antoni Solans Huguet y Joan Vila Grau. Ingresó el 21 de marzo de 2012 con la lectura de su discurso "Consideracions sobre l'art i el col·leccionisme".


Aviso Legal Contacto con la Academia Buscar Facebook