Retrato de la reina Maria Cristina de Habsburg-Lorena y su hijo Alfonso XIII
Caba i Casamitjana, Antoni [Barcelona, 1838 - 1907]
Técnica: Óleo sobre tela
Dimensiones: 251 x 153 cm
Fecha: 1890
Clasificación genérica: Pintura
Inventario general: 244
Ubicación: Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi
Observaciones:
Firma: "A. Caba 1890" (ángulo inferior izquierdo). Inscripciones: en el angulo inferior derecho, en rojo: "10077" y rallado: "11382" Procedencia: obra realizada por la misma Academia Precio: 5.000 ptas Fecha de ingreso: marzo de 1891 Restauraciones: restaurado por Joaquim Pradell en 1967 Exposiciones: Madrid, Cánovas y la Restauración, 1997, núm. 169. Tiempo de cambios, Segovia 1874-1931, 2002 cat. p. 178-179 Observaciones: La retratada (1858-1929) es la víuda del rei Alfonso XII de España, que actuó de regente durante la minoría de edad de su hijo (1885-1902). La obra ingresó en la Academia en marzo de 1891, cumpliendo el encargo realizado por la misma institución, encargo que le fue realizado primero a Federico de Madrazo, en 1888, quien declinó el ofrecimiento. El hecho de que se encargase el retrato de la reina llevando en brazos al rey niño fue decidido después de consultar la Academia a Antonio Cánovas del Castillo, presidente de la Real Academia de la Historia de Madrid. Un boceto de esta pintura, al óleo sobre tabla (34 x 21 cm), se conserva en la Biblioteca-Museu Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú (núm. inventari 161), procedente del legado del fundador, y otro boceto, al óleo sobre cartón (36 x 23 cm), se encuentra en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC 10643). Antoni Caba recibió sus primeras lecciones en la Escuela de Llotja de la mano de Pau Milà o Claudi Lorenzale. En 1863 fue pensionado por la Diputación para estudiar en la Academia de San Fernando de Madrid, en donde uno de sus maestros fue Federico de Madrazo. Después marchó a París y allí estudió con Gleyre y con Delaroche. En 1874 consigue la plaza de catedrático de colorido y composición de la Llotja, Escuela que llegó a dirigir entre 1887 y 1901. Participó en varias Exposiciones Nacionales y ganó una medalla de oro en la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Pintor caracterizado por una corrección absoluta en el dibujo, evolucionó desde el predominio de los colores brillantes, hacia una estética más armoniosa en la que utilizó el color con más naturalismo y suavidad. Su trabajo se centró fundamentalmente en la pintura decorativa y en el retrato. Como decorador, destacó su trabajo para diversas mansiones barcelonesas y para el Teatro del Liceo; como retratista realizó una abundante producción, ya que sus “fotográficos” retratos eran requeridos por la alta burguesía y los círculos oficiales.


Aviso Legal Contacto con la Academia Buscar Facebook