Desnudo femenino
Martí i Alsina, Ramon [Barcelona 1826 - 1894]
Técnica: Óleo sobre tela
Dimensiones: 122 x 77 cm
Fecha: s.d.
Clasificación genérica: Pintura
Inventario general: 332
Ubicación: Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi
Observaciones:
Inscripciones: en el marco, en cartela, con lápiz: "104". En el dorso del marco, en etiqueta de la Academia, con tinta: “N.a. no le tuvo/ N.m. 104/ Desnudo de mujer/ Por Marti y Alsina”. Procedencia: tiene que tratarse de la obra de Martí i Alsina dada a la Academia por Emili Arnús, aceptada en la Junta General del 19 de enero de 1902. Fecha de ingreso: enero de 1902 (?) Restauraciones: restaurado por el taller de Balaguer y Grau en 1999 Exposiciones: Pamplona-Vitoria-Bilbao-Madrid, RACBASJ. Exposición antológica de pintura, 2000, núm. 48. Observaciones:Debe tratarse de la obra de Martí i Alsina que ingresó en la Academia en Junta General del 19 de enero del 1902, como donación de Emili Arnús. Aunque la obra no está firmada, y al margen de que su relación estilística con Martí y Alsina sea muy clara, en el catálogo del 1913 consta inequívocamente como obra suya. El marco de esta obra estuvo durante muchos años colocado en el Retrato de Felip Bertran de Amat (inv. 185), de Fèlix Mestres, hasta que en una restauración reciente se le restituyó. Ramon Martí Alsina estudió en la Escuela de la Llotja de Barcelona, de dónde se convirtió en profesor de aritmética y geometría en 1852, y de dibujo de figura en 1854. Viajó a París en varias ocasiones y conoció las obras de Courbet, lo cual fue decisivo para la formación de su estilo, de gran realismo tanto formal como temático. Centró su producción pictórica fundamentalmente en el paisaje y el retrato, aunque también realizó pintura costumbrista. Obtuvo varias medallas en Exposiciones Nacionales de Madrid. Fue miembro de la Academia de Sant Jordi, aunque dimitió años después por cuestiones políticas. Asimismo, su militancia con las ideas liberales y republicanas lo hicieron abandonar su cátedra de la Llotja en 1870, plaza que le fue devuelta en 1873 por la Primera República. Su labor docente fue de una importancia decisiva para el futuro artístico catalán, ya que inculcó su espíritu progresista a artistas de la talla de Vayreda, Urgell, Galofre, Torrescassana o Armet. En los últimos años de su carrera evolucionó hacia formas de expresión nuevas, muy próximas al impresionismo. En su figura se ha visto al iniciador de la escuela de pintura moderna catalana.
Consultar bibliografía general


Aviso Legal Contacto con la Academia Buscar Facebook